Calzada de Valdunciel se sitúa a 14 km. de Salamanca, a una altitud de 801 metros sobre el nivel del mar, con una superficie de 20 km2. El municipio cuenta con una población de 650 habitantes aproximadamente. Miñano (1828) dice del pueblo: “Situado en una llanura que baña por el norte un arroyo que, por una espaciosa pradera, baja a Forfoleda y entra en el Cañedo. Está en la carretera que conduce de Salamanca a Zamora. Abunda de buenas aguas. Produce granos legumbres, ganados y leña. Calzada pertenece al antiguo cuarto de Armuña, comarca salmantina renombrada por sus extensos campos de cereal, sabrosos garbanzos y horizontes anchurosos”.

Su situación geográfica convierte a Calzada de Valdunciel en lugar de pasaje y transición. Desde Salamanca, la carretera hacia Zamora y León se adentra por las extensiones armuñesas, cruzando paisaje rico en resonancias de Unamuno (“Oh, clara carretera de Zamora, soñadero feliz de mi costumbre”). Calzada es el último pueblo antes de salir de la provincia y de la Armuña. Poco más adelante, en la alquería de Huelmos, se pasa la rivera de Cañedo, detrás de la cual se alza gran masa boscosa de encina, alcornoque y quejigo que reviste el macizo de Valdelosa-Santiz. Hacia el oeste de Calzada, una carretera local va al encuentro de Forfoleda, Torresmenudas y otros pueblos ribereños del citado Cañedo, que ahonda su curso entre dehesas en busca de la no lejana Ledesma. Hacia el este, en cambio, otra carretera se adentra en el corazón, dorado de espigas, de la “calva Armuña” (Unamuno).

La denominación tradicional de las vías romanas ha sido calzada y nuestro municipio no es excepción: por Calzada de Valdunciel discurría el Iter ab Emerita Asturicam, más conocido como Vía de la Plata. Este importante eje estructurador ponía en conexión Mérida con Astorga y su entorno minero. Cerca de la actual Zamora un ramal se dirigía a Zaragoza.

La antigua calzada cruza el pueblo por la mitad, coincidiendo, en gran parte, su recorrido con el de la calle de Santa Elena, en cuyo extremo del sur pervive el topónimo de la Cruz de Santiago, que hace referencia a una ermita antigua y tal vez alude al uso medieval de este trazado para la famosa peregrinación compostelana. Atravesada la plaza cerca del frontón, la vía discurre por la antes llamada calle o calzada de Zamora (rebautizada Ruta de la Plata), dejando atrás las casas del pueblo al pie del arroyo de la Vega. Allí pueden apreciarse vestigios posiblemente vinculados a la vía romana.

Este hecho es importante tanto en lo que respecta a los restos antiguos (Fuente Buena y miliarios de origen romano, utilizados antaño como pontones para cruzar el arroyo de la Vega), como de determinados elementos actuales, tales como el albergue del peregrino (ubicado en el viejo matadero hoy rehabilitado) o el Centro de Interpretación de Caminos Históricos (situado justo detrás del albergue en lo que antiguamente era el Corral del Concejo).

En la actualidad, Calzada de Valdunciel, pese a ser un población pequeña, ejerce de centro comarcal de varios pueblos de alrededor, de ahí que cuente con numerosos servicios como colegio de enseñanza primaria, centro de salud, piscina, biblioteca o una aula cultural.