En la calle Afueras s/n (en la carretera que comunica con el cercano Valdunciel) se puede visitar la Fuente Buena, cuyo tipo constructivo, de sillares y bóvedas, fue muy común en la

Edad Media ya que es muy similar a otras que se conservan en el entorno. Más particular es el pretil. Se trata de una estela de granito en la que aparece tallada una figura femenina yacente de medio cuerpo, con la mano derecha descansando bajo el pecho y la otra asida a un recipiente de libaciones, tal vez de hidromiel. Los extremos del epígrafe y el remate superior están cortados, probablemente para adaptar la estela a su función de brocal. Se fecha en la época bajo-imperial, entre el siglo II y el IV, y tal vez sea indicio de la presencia en las proximidades de algún caserío romano o villa. Durante algunos años la estela estuvo expuesta en el Museo de Salamanca, regresando a Calzada cuando se restauró la fuente, que estaba en muy mal estado, como se puede comprobar en la fotografía de la derecha.